Subastas de inmuebles: ¿cómo funcionan?

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

Las subastas judiciales son actualmente una buna forma de adquirir una propiedad a un coste relativamente bajo en comparación a los pisos y viviendas que se ofertan en el mercado “común”.

Para evitar la subasta de tu vivienda puedes visitar nuestro artículo Cómo evitar la subasta de la vivienda en 5 pasos. Sin embargo, si lo que quieres es aprovechar las subastas de inmuebles para adquirir una propiedad, toma nota:

Actualmente son muy pocos los particulares que acceden a estas subastas de inmuebles, normalmente debido al desconocimiento generalizado que existe en cuanto al acceso y a las condiciones de estas operaciones. De esta forma se crea una situación de inseguridad y una sensación de vulnerabilidad frente a empresas y entidades con experiencia en la adquisición de inmuebles por subasta judicial. Para resolver este punto, el Ministerio de Justicia ha publicado un completo Manual Práctico para el ciudadano sobre subastas judiciales que te puede ser de ayuda.

“La subasta judicial es uno de los medios que permiten transformar en dinero los bienes hipotecados y embargados, con el fin de que el deudor demandado pueda pagar la deuda reclamada con la cantidad que se obtenga de ella.”

Según este manual, una subasta es una forma con la que una persona a la que le han embargado su vivienda consiga el dinero necesario para zanjar su deuda con su banco de la forma más rápida posible. No obstante, en la práctica, la subasta le sirve a la entidad bancaria para cambiar esa propiedad embargada en dinero.

Aunque nos centramos en los bienes inmuebles como pisos, casas o fincas, en realidad se pueden encontrar otros bienes y objetos en estas subastas.

“Puede subastarse todo lo que tenga un valor económico: inmuebles, vehículos, joyas, cuadros, maquinaria o cualquier otra clase de bienes y derechos.”

Subastas de inmuebles: ¿cómo funcionan?

Ventajas de adquirir una propiedad en las subastas de inmuebles

En la mayor parte de estas subastas no existen postores. Esto quiere decir que los inmuebles se pueden conseguir a precios muy reducidos que pueden alcanzar el 60% de su valor de tasación o incluso por un 50% si no se trata de la vivienda habitual.

Con estas cifras, resulta sorprendente que todavía no se recurra más habitualmente a las subastas de inmuebles para conseguir una propiedad, y más actualmente que cualquier persona puede participar.

¿Cómo participar en las subastas de inmuebles del Ministerio?

La información de las subastas de inmuebles las podemos encontrar en los tablones de anuncios y en boletines oficiales de las distintas Comunidades Autónomas y provincias. Con la tecnología actual se puede acceder a las subastas a través de internet desde el portal oficial de subastas del ministerio de justicia, aunque también podremos encontrar información en las propias páginas de los bancos.

Para participar en estas subastas, podemos acceder directamente a esta página y registrarnos. Una vez hayamos seleccionado la propiedad que nos interesa, podemos realizar una consignación o depósito bancario y rellenar un formulario de acreditación. De esta forma nos convertiremos “oficialmente” en postores.

Otra opción es adelantarnos a la fecha de subasta y contactar directamente con el propietario y el ejecutante antes de la celebración de la misma. Si optamos por esta solución deberemos negociar las condiciones de una compraventa normal.

 

Consigue cancelar un embargo judicial mediante los préstamos con garantía hipotecaria de T-Presta

2015-05-21