Situación de la morosidad hipotecaria en España en 2016

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

La morosidad de las hipotecas para la vivienda de las familias españolas llamó especialmente la atención en el momento pico de la crisis. Cuando en el primer trimestre de 2014 tocó techo, con un 6.3% concretamente según datos del Banco de España. El aumento de este porcentaje se dio en gran parte debido al endurecimiento de los requisitos para el tratamiento de las refinanciaciones establecidas por el mismo Banco de España.

No obstante, el sector bancario aseguró desde el comienzo que esta morosidad hipotecaria no sería un gran problema para ellos. De hecho, estaban convencidos de que el quid de la cuestión, lejos del impago de las familias españolas,  no era otro que el crédito a promotores cuya morosidad alcanzó un porcentaje tan alto como el 38%.

Efectivamente, la morosidad hipotecaria de las familias españolas siguió descendiendo desde aquella fecha hasta iniciar el 2016 con un 4,8%. No obstante, los impagos hipotecarios sí que han supuesto una preocupación debido a los desahucios, y no solo para las familias sino también para las entidades bancarias, debido a los problemas de reputación y el estigma que la sociedad les ha impuesto tras estas actuaciones. 

En esta aspecto, también destaca el despliegue por parte de empresas de capital privado que, ante la inmovilidad de algunas entidades, ofrecen productos financieros que permiten cancelar un embargo y no perder la propiedad.

Origen de la morosidad hipotecaria

Es cierto que durante la época de la burbuja inmobiliaria los excesos hipotecarios estaban a la orden del día. Las hipotecas con un 80% o incluso un 100% del préstamo sobre el valor de la vivienda se repartían fácilmente entre individuos con trabajos poco remunerados o precarios. Además, las tasaciones de las viviendas se hacían tirando siempre al alza y firmar una hipoteca se convirtió en algo más o menos sencillo.

Esto no quiere decir que no todos tengamos derecho a acceder a una vivienda en propiedad, sino que no se puede ofrecer el mismo producto a todo el mundo. Es necesario ajustar la cantidad prestada, los plazos de devolución y demás factores a las características específicas de cada individuo o familia.

Préstamos con ASNEF como solución a la morosidad

A la hora de conseguir préstamos con garantía hipotecaria la morosidad puede resultar un obstáculo en ocasiones. Ante situaciones de morosidad a menudo resulta complicado conseguir fuentes de financiación para salir de esa situación. Es un efecto circular en el que no podemos conseguir financiación por estar en situación de morosidad pero al mismo tiempo no podemos salir de la situación de morosidad por no poder conseguir financiación ¿Cómo salir de esta situación?

Hoy en día existen diversas empresas financieras que operan a través de internet y ofrecen préstamos con ASNEF, RAI o cualquier otro fichero de morosidad. Se basan en la idea de que no haber podido hacer frente a las deudas en una situación anterior no implica no poder hacerlo en el futuro. Porque todos tenemos derecho a una fuente de financiación fiable y justa.

 

Cancela un embargo judicial y conserva tu vivienda gracias a los préstamos para embargos de T-PRESTA

2016-06-22

Text us
Facebook Messenger
Telegram
WhatsApp