Reunificar las deudas para repartir gastos antes de que estos se produzcan

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

 

En ocasiones, y por mucho que lo hayas conseguido evitar hasta el día de hoy, se hace casi imposible no acabar recurriendo a un crédito.

Por suerte la reunificación de deudas para repartir gastos antes de que estos se produzcan es una forma muy eficaz de controlar tus facturas y hacer que sigas gozando de una economía saneada. ¿Quieres conocer más trucos?

Controla tus deudas con T-Presta

4 formas de mantener a raya tus gatos

Haz listas de gastos. Puedes valerte de una tabla Excel en el ordenador o hacerlo a mano, incluso existen aplicaciones móviles que te ayudarán en esta tarea. Lo más importante aquí es que te ayude a tener presente en todo momento cuánto ingresas, cuánto gastos y en qué. Se vuelve casi imprescindible si tus ingresos no son siempre los mismos pues será más difícil que establezcas una pequeña reserva para extras u ocio. Hacer estas listas te ayudará a saber cada mes qué gastos deberás asumir y con qué ingresos cuentas para ello, de esta manera nunca te endeudarás y vivirás con tu dinero sin necesidad de pedir nada prestado.

Cuidado con las tarjetas. No te dejes llevar por el poder de la tarjeta. Vigila su uso, y mucho. Algunas como la VISA tienen enormes intereses que superan el 20% de cada compra que realizas con crédito del que no disponías.

En muchas ocasiones lo que a primera vista creías que iba a suponer un gasto superfluo en el total de tu factura, se termina convirtiendo en un lastre para ti a largo plazo. Siempre que puedas evita llevarla contigo.

Ojo con las compras pequeñas. Otra manera de estar siempre al corriente de pago es ser conscientes de los pequeños gastos del día a día, sobre todo aquellos que realizamos de forma impulsiva pues pueden descontrolar nuestras finanzas ya que llegan a sumar grandes cantidades a fin de mes. Lo mejor, nuevamente, es realizar una lista de cosas necesarias para hacer una compra conjunta una vez a la semana o cuando corresponda.

¿Caprichos? Sí, pero con cabeza. Seamos realistas, la vida está para disfrutarla y ya que no tenemos que ajustarnos demasiado el cinturón porque no tenemos deudas, podemos permitirnos darnos algún capricho de vez en cuando. Eso sí, siempre con moderación. Nunca sabes lo que puede pasar, por ello, debemos contar con un colchón por si las moscas. Reformas, cambio de coche, viajes, ocio, ropa, regalos… todo esto está muy bien pero recuerda que la compra compulsiva no es motivo de satisfacción ni resuelve necesidades básicas ni genera felicidad.

Si has llegado tarde a estos consejos, con la reunificación de deudas de T -presta puedes unificar tus pagos pendientes pudiendo hacer frente a una única cuota mensual que estará dentro de tu capacidad financiera. ¿Se te ocurre otra forma mejor de ahorrar? 

 

Reunifica y controla tus deudas con T-Presta

2016-05-19

Text us
Facebook Messenger
Telegram
WhatsApp