¿Es la reunificación de deudas una solución cuando no me otorgan un préstamo?

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

El problema reside cuando acudimos al banco a por un préstamo para dar salida a nuestros problemas financieros y son estos mismos los que nos impiden que nos aprueben la concesión del mismo. Llegados a esta situación no debemos dejar llevarnos por los nervios, hay otros productos que nos pueden ayudar como la reunificación de deudas.

 

Reunificación de deudas

 

Actuar al momento en el que surjan los primeros apuros

La clave tanto para que no lleguemos a la situación de que el banco nos deniegue un préstamo, como para que la reunificación de deudas tenga su efecto (no siempre está asegurada la posibilidad de solicitar la reunificación: un sobreendeudamiento nos cierra muchas puertas, incluidas las de la reunificación) es que no dejemos pasar mucho tiempo en cuanto apreciamos los primeros síntomas de apuros económicos y decidamos solicitar un préstamo o producto bancario que dé solución a nuestros problemas.

“En ocasiones tememos solicitar ayuda financiera porque pensamos que nos va a hacer empeorar la situación económica: los productos financieros son soluciones, no obstáculos”

Un mes “con la soga al cuello” puede suponer que al siguiente nos apretemos el cinturón, que tengamos que buscar nuevas fórmulas de ahorro, pero si al siguiente mes nos ocurre lo mismo y tiene vistas de que la situación no cambie, no conviene esperar a intervenir, ya que a medida que las deudas aumentan, las posibilidades de afrontarlas disminuyen, así como la ayuda que podamos recibir para salir de la situación.

 

Nunca despistar el ratio de endeudamiento

La línea roja que determina cuándo podemos estar en auténticos apuros económicos y donde las entidades financieras comienzan a ser reticentes en la concesión de liquidez, se sitúa cuando nuestras deudas superan el 40% de nuestros ingresos.

Tal como indicamos, en un primer mes de apuro económico, difícilmente estaremos por encima de este ratio, pero tendremos que agudizar nuestros movimientos bancarios para ni siquiera acercarnos a este porcentaje y controlar nuestros gastos. Es a este momento cuando, tengamos o no denegado un préstamo, nos conviene realizar una reunificación de deudas, ya que no sólo dará salida a la falta de liquidez, sino que también nos ayudará a tener en todo momento controlado los ingresos y los gastos, olvidándonos de ratios y cálculos que nos den más quebraderos de cabeza.

 

En qué me beneficia la reunificación de deudas

Lo primero es, tal como hemos anunciado, para llevar un control exacto de nuestros gastos. Normalmente solemos tener en cuenta en qué se va el dinero cada mes, pero cuando hay sorpresas como la de no llegar a fin de mes, puede venir causada por una pérdida del control de gastos.

Tener claro que cada mes tenemos que destinar X dinero a todos nuestros gastos ayuda a reconducir la situación financiera. Además, a cambio de un aplazamiento de la devolución, se reduce la cuota de gastos mensual, por lo que dispondremos de mayor margen de beneficios mes a mes para reconducir la situación financiera.

Lo mejor en estos casos es que desde la entidad financiera estudien tu caso concreto y te ofrezcan la mejor solución al respecto, por lo que la máxima debe ser no dejarse llevar nunca ante una falta de dinero y dejarse asesorar adecuadamente. 

 

Reunifica tus deudas para pagar menos cada mes con T-Presta

2015-07-22