En qué se fijan los bancos a la hora de prestar dinero

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

Los bancos tienen en las cuentas de ahorros y en los servicios de préstamo sus dos mayores actividades financieras, pero mientras cualquiera que disponga de unos ahorrillos puede abrir una cuenta y depositar sus activos, en el caso de los préstamos las barreras de entrada no son pocas. ¿En qué se fijan los bancos a la hora de prestar dinero?

 

El perfil del cliente ideal

El cliente que buscan los bancos a la hora de prestar dinero es aquel que pueda demostrar su solvencia crediticia. Para ello, no dudan en asegurarse en que, a pesar de la necesidad actual, aquel que tenga problemas financieros pueda resolver la devolución del préstamo a corto-medio o largo plazo según las características del producto contratado (préstamo, línea de crédito etc.).

Esta solvencia la aseguran primeramente mediante el historial crediticio (los movimientos pasados de ingresos, contratación de servicios, pagos etc.), el número de puntuación de crédito hipotecario (un baremo mediante el cual se puntúa y mide la solvencia ante el posible establecimiento de una hipoteca) y que no se encuentre inscrito en alguna lista de morosidad como ASNEF, RAI o EXPERIAN. Si alguno de estos factores no son positivos a ojos de la entidad financiera, difícilmente se pueda acceder a la concesión de un préstamo.

Documentación requerida para prestar dinero

Los tres factores descritos son las barreras de entrada, pero una vez se supera estas, existen aún más requisitos que puedan “alargar y/o asegurar la concesión”. Aportar una nómina regular y/o un aval resulta básico para que el banco se vea capacitado para conceder un préstamo con la seguridad de que va a recuperar la inversión: ya sea mediante las cuotas oportunas o mediante la adquisición del aval aportado.

Es por este último punto por lo que tener una casa en propiedad o una hipoteca asequible es una muy buena barrera de entrada a la hora de recibir dinero de un préstamo, ya que es una garantía “potente” para el banco como forma de asegurar la solvencia de un cliente.

Un bucle ilógico

Que las entidades bancarias se quieran asegurar el retorno de la inversión a la hora de prestar dinero es algo muy lógico. Pero resulta ilógico que productos diseñados para cubrir necesidades económicas como un préstamo, requieran asegurar una solvencia que al momento de la solicitud puede resultar complicada.

“Acudir a un banco porque no se tiene dinero y que te requieran tenerlo a corto plazo es la ilógica por la cual se deben tener en cuenta otros productos como el capital privado”

Es por este sinsentido por lo que antes de acudir a un banco para recibir un préstamo, debemos asesorarnos y buscar otras alternativas que puedan satisfacer nuestras necesidades económicas sin hipotecar nuestro futuro o recibir un portazo de la entidad.

En qué se fijan los bancos a la hora de prestar dinero

Otras necesidades a medida

¿Para qué necesito el préstamo? Esta es la primera pregunta que nos debemos hacer. Existen más allá de los préstamos bancarios productos donde aportando diferentes garantías, obtienes apenas sin problemas tu préstamo personal.

¿Tengo problemas con las deudas?, ¿No dispongo de nómina?, ¿Se me ha complicado la venta de la propiedad cuando ya he adquirido otra?, ¿Quiero detener un embargo?, ¿Reformar la casa?, ¿Emprender?

Cada respuesta a cada una de estas preguntas tiene un producto financiero asociado a medida que sin duda resuelve la cuestión. Recibir un dinero extra, sea de la forma que sea, no sirve de nada si no se invierte adecuadamente para su fin y se flexibilizan las condiciones para resolver la situación que nos lleva a la solicitud. Es por ello por lo que a la hora de recibir un préstamo, más que atender a las condiciones de entrada conviene asesorarnos sobre nuestras necesidades concretas, no las del banco para su devolución.¡Hablemos!

 

Tu préstamo con garantía hipotecaria gracias a T-Presta

2015-09-21