Curiosidades de pertenecer a la lista RAI o ASNEF

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

Las siglas RAI o ASNEF suelen llegar acompañadas de preocupaciones. Más cuando la pertenencia a alguno de estos dos denominados registros de morosos se presenta sin saberlo, a raíz de alguna demora en el pago de las obligaciones mensuales que tienen las familias o en algunos casos, fruto de un error en la tramitación de los pagos de algún tipo de cuotas.

El cometido de esta clase de ficheros no es otro que el de poner freno o al menos delatar a aquellas personas que acumulan impagos. Algunos como hemos señalado afectados por situaciones bastante puntuales, en las que para atajar este escenario que genera mucho estrés pueden recurrir a empresas de financiación privada e informarse por las condiciones que ofrecen los préstamos con ASNEF o créditos con RAI.

Pertenecer a la lista RAI o ASNEF trae consecuencias, por lo que se debe evitar aparecer en las listas de morosidad

Una asociación que nació en los años 50 bajo las siglas de ASNEF

ASNEF o la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito nació hace ya unos años, allá por los cincuenta. En un primer momento, su objetivo era facilitar que tanto individuos como empresas pudiesen acceder a bienes de consumo pero pronto ganó fama por su carácter más afilado, ya que todos sus asociados tenían también vía libre para poder comprobar la situación crediticia de un determinado cliente.

Este tipo de listas se han convertido con el paso de los años en una auténtica rémora para muchas familias. En especial, durante los momentos más duros de la crisis, ya que para algunos una simple cuota impagada por cantidades irrisorias les llevaba a este foco o registro. Una realidad angustiosa que muchas empresas han querido solventar concediendo de manera cómoda y rápida préstamos con ASNEF o créditos con RAI, directos a aliviar la falta de opciones de muchos hogares a la hora de acceder a una inyección económica por otras vías.

Una tarea compleja la de abandonar estos registros de “morosos”

Como curiosidad señalar que salir o dejar de aparecer en este tipo de ficheros no es una tarea sencilla. Y para lograrlo hay que llevar a cabo una serie de pasos. Aún así, hay algunas diferencias entre ellos. Por ejemplo, es importante saber que en el caso del RAI solo pueden aparecer empresas y nunca personas físicas y sus siglas responden a las palabras Registro de Aceptaciones Impagadas.

Por contra, esas personas físicas que no tenían cabida en el RAI, sí la tienen en ASNEF. Dicho esto, el primer paso cuando uno se consciente que está en estas listas es analizar de dónde viene su deuda. Como pauta es vital saber que las personas afectadas deben haber recibido dos avisos sobre su situación de atraso en los pagos antes de dar el salto al registro.

Los expertos exponen que estas alertas o advertencias a los consumidores deben llegar de la empresa con la que se ha contraído la de deuda y una segunda del fichero de morosos en cuestión alertando al afectado de que se está tramitando su entrada en el mismo.

Dos avisos que deben recibirse antes de aparecer en los ficheros

Las pautas y normas del juego han cambiado y pese a cumplir con todos y cada uno de los pasos para salir de estos ficheros, la eliminación de los nombres tarda. Antes, las listas o registros borraban los nombres cuando el afectado hacía la comunicación de resolución. Una forma de no prolongar el daño pero, hecha la ley hecha la trampa, y muchos se valieron de esta situación para seguir acumulando deudas pagando al final justos por pecadores como se suele decir y haciendo más dilatadas las comprobaciones.

Y para acabar con esta lista de particularidades señalar que aquellas personas que consideren que se han visto dañadas al aparecer de forma injusta en estos registros pueden reclamar y solicitar una indemnización por los perjuicios ocasionados.

 

Sal de RAI o ASNEF gracias a un préstamo con T-Presta

2016-02-09