Crédito para emprender: ¡Que no te falle el plan de negocio!

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

Emprender no es tarea fácil. Tener una buena idea ya es algo complicado en un mundo, el empresarial, donde la competitividad está a la orden del día y donde el mercado está saturado. Por si esto fuera poco, llevarla a cabo, hacer realidad la idea, requiere muchos esfuerzos y una inversión importante. Es por ello por lo que si te has planteado emprender, son dos las claves a tener en cuenta: tener un buen plan de negocio que garantice su viabilidad, y acceder a un crédito para emprender que asegure su financiación.

 

 

Financiación para emprendedores: más allá del ahorro

Si te has planteado hacerte emprendedor ya sabrás que no es algo que surja de la noche a la mañana. Montar tu propio negocio es una de las mayores satisfacciones que se puede tener en el mundo laboral: es tu creación, tu idea. Cada segundo que inviertes (y son muchas las horas que hay que invertir) lo inviertes en algo plenamente tuyo. Pero como bien sabemos, no sólo son segundos lo que hay que invertir.

Montar un negocio cuesta, pero la satisfacción que produce y ver cómo cada día crece sin duda alguna compensa tanto esfuerzo

Los primeros meses desde que se lanza un negocio requieren una gran inversión: son meses donde se producen gastos sin que aún tengamos claros los beneficios y en los que tenemos que hacer esfuerzos por hacernos visibles a nuestro público, atraerlos. Es por ello por lo que sin tener aún un control claro de los beneficios, conviene que lo tengamos sobre los gastos, y es aquí donde entra en juego tanto el plan de negocio como el de financiación.

Normalmente disponemos de unos ahorros para lanzar el negocio pensando que es en la puesta en marcha donde tenemos que poner “toda la carne en el asador”, pero si bien es cierto que el inicio requiere gran parte del capital, es cuando el negocio da sus primeros pasos cuando debemos dar el empujón definitivo: ampliar el alcance, realizar mejoras, cambiar ciertas perspectivas…

Para que la cuenta no se quede a cero existen para ellos planes de financiación que te ayudarán a dar los primeros pasos, pero si lo que quieres definitivamente es despegar, lo más adecuado es un crédito diseñado para emprender que complemente tu plan de negocio.

 

plan_de_negocio

 

Minimiza riesgos con un crédito para emprendedores

Un crédito para lanzar un negocio se diferencia de otros préstamos en que está perfectamente pensado para adaptarse a las necesidades de un reciente autónomo. Indicábamos la importancia de no depender únicamente de lo ahorrado puesto que un empresario necesita disponer de liquidez en todo momento para dar salida a cualquier imprevisto. Y es aquí donde entra en juego la principal cualidad de esta fuente de financiación empresarial.

“Pese a que tengamos dinero disponible para la inversión, no conviene gastarlo todo de golpe. Debemos evitar la falta de liquidez para cualquier imprevisto”

Al recibir liquidez en un momento en el que aún no se perciben todos los ingresos previstos y donde los gastos son notables, se dispone de margen de tiempo suficiente como para “soportar” esos duros pero satisfactorios meses hasta conseguir la rentabilidad deseada.

En definitiva, un crédito para emprender no es más que un empujón para iniciar una carrera de fondo en el que la meta la pones tú mismo. Por ello que nada te frene y sigue tus ambiciones, que con esfuerzo y un poco de ayuda sin duda alguna puedes llegar muy lejos. 

 

Emprende gracias a los préstamos para empresas y autónomos de T-Presta

2015-09-07

Text us
Facebook Messenger
Telegram
WhatsApp