Cómo organizar los plazos de devolución a la hora de solicitar un préstamo

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

 

¿Cómo funcionan los plazos?

 

Hay distintos tipos de préstamos, por lo que cada uno se desarrolla atendiendo a unos criterios específicos que vendrán formalizados en el contrato y la documentación que nos sea entregada. No obstante, hay rasgos comunes en todos ellos y esos son los que vamos a analizar a continuación. La primera de las cuestiones a determinar en este sentido es la duración del préstamo, que puede ser más o menos extensa. En T-Presta, se conceden desde créditos de un año hasta de quince años. Las condiciones entre uno y otro serán diferentes, atendiendo además a otros criterios. En ambos casos se pagará una cuota con caracter mensual.

 

Cómo organizar el pago de los plazos al solicitar un préstamo

Otra alternativa de la que disponen los clientes es la de pagar sólo intereses durante los cuatro primeros años como máximo, devolviendo la cantidad total al final del vencimiento de este plazo, cuando termina el contrato establecido entre ambas partes.

En cualquier caso, los pagos siempre van a ser mensuales y habrá que abonarlos antes del día 5 de cada mes en la cuenta especificada. También se puede automatizar para no tener que estar pendiente y que nos se nos pase el plazo, algo que puede acarrearnos penalizaciones.

Organizar nuestra economía desde el minuto 1

Al hilo de la automatización de las transferencias, cuando nos hayamos decidido a solicitar un préstamo hemos de comenzar con la organización y planificación de nuestra economía. Necesitamos tener un buen plan de funcionamiento con el fin de cumplir de la mejor manera posible con lo que se haya estipulado en nuestro contrato. Para ello, es una buena idea que toda la familia se siente y valore de manera conjunta los gastos que se tienen, de dónde se puede recortar y cómo ahorrar por si hay cualquier imprevisto.

Partimos de la base de que hay que tener en cuenta hasta el peor de los escenarios. De hecho, uno de los errores más comunes a la hora de organizar la propia economía es la de pecar de optimista. Un hecho que puede provocar el desequilibrio de nuestras cuentas ante cualquier acontecimiento no planificado como puede ser que se estropee el coche, que la declaración de la renta salga a pagar, así como otros imprevistos que pueden desarrollarse en el entorno doméstico.

Si somos previsores y conseguimos que las cosas nos marchen bien siempre tenemos la opción de devolver el dinero que nos ha sido prestado con antelación. Gracias a esta fórmula podremos librarnos de la pesada losa de la cuota mensual. Hay que tener en cuenta que esta operación conlleva una penalización del 0,5% durante los cinco primeros años y de un 0,25% a partir de ese momento.

Si después de realizar un concienzudo análisis de nuestras cuentas vemos la posibilidad de solicitar un préstamo, entonces el proceso es relativamente rápido y sencillo. Los especialistas de T-Presta podrán asesorarle durante todo el procedimiento, informándole en todo momento de cada detalle.

 
Solicita tu préstamo a medida con T-Presta

2016-04-14