Cómo evitar la subasta de la vivienda en 5 pasos

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

Al comprar una vivienda, con toda seguridad esperamos que con el paso del tiempo podamos hacer frente a los pagos de la hipoteca y no nos tengamos que ver en la situación de enfrentarnos a un embargo o una ejecución hipotecaria. Estas situaciones llegan de forma totalmente inesperada, después de perder el trabajo, de un divorcio…

En consecuencia, los propietarios no siempre podemos evitar el impago de nuestras deudas y en ocasiones eso termina con la subasta de la vivienda. Lo importante en estos casos es tomar decisiones y actuar con rapidez.

Algunos propietarios responden con la inacción y para evitar la subasta de la vivienda, ésta puede ser la peor reacción posible. El miedo a perder la vivienda nos puede bloquear, pero debemos asumir una actitud proactiva para buscar soluciones al impago de la hipoteca y así evitar la subasta de la vivienda.

"Cuando no puede pagar su hipoteca, su primera opción es hacer lo que sea necesario para resolver la situación lo más rápido posible."

Otros propietarios reaccionan de forma exagerada sin parar a reconsiderar todas las opciones posibles. Estos propietarios tienen más probabilidades de ser víctimas de estafadores que se aprovechan de su respuesta automática ante la situación.

Ninguna de estas reacciones es la adecuada para evitar la subasta de la vivienda.  Los propietarios necesitan adoptar una respuesta intermedia para valorar todas las opciones disponibles y actúan con decisión antes de que se produzca la ejecución hipotecaria.

En nuestro blog ya hemos comentado algunos consejos para cancelar un embargo por el impago de la hipoteca. Ahora os dejamos un paso a paso para dar una respuesta sensata a la situación y evitar el embargo de tu hogar:

1.- Ponte en contacto con tu banco

Si sabemos que no vamos a poder pagar nuestra hipoteca es conveniente ponernos en contacto con nuestra sucursal bancaria antes de que ellos contacten con nosotros.  Al hablar con nuestra entidad bancaria simplemente hay que hacerles saber la situación y solicitar información sobre las diferentes opciones para resolverla.

Si llegamos a un acuerdo, nos tenemos que asegurar de tener toda la documentación y acuerdos por escrito para cubrir nuestras espaldas ante posibles incumplimientos. Antes de firmar nada conviene consultarlo con un abogado inmobiliario que nos asesore de la mejor forma posible

2.- Conoce la fecha límite

Si no llegamos a un acuerdo necesitamos saber qué plazos y límite de tiempo tenemos para actuar y evitar la subasta de la vivienda. Conocer la fecha límite nos ayudará a marcarnos objetivos y a tener un mayor control de la situación.

“El error más común de las personas afectadas por la subasta de su vivienda es esperar y actuar cuando ya es demasiado tarde.”

Tu propio banco o la entidad con quién tengas contratada tu hipoteca está obligada a informarte de la fecha límite para evitar el embargo, y también de la fecha programada para la subasta del inmueble.

Cómo evitar la subasta de la vivienda en 5 pasos

3.- Equilibra tu presupuesto

La falta de dinero es la causa principal del impago de la hipoteca, y solucionando este problema, seguramente consigamos resolver el resto. Hay dos maneras de obtener más dinero en efectivo para el pago de la hipoteca: gastar menos en otras áreas o encontrar una manera de aumentar los ingresos mensuales.

Conviene documentar de forma realista el gasto diario familiar durante un periodo de tiempo y a partir de ahí encontrar cuáles son superfluos y cuáles no se pueden evitar.  

Por otro lado, podemos buscar otras fuentes de ingresos, aceptando trabajos temporales menos cualificados o solicitando un préstamo con garantía hipotecaria con tal de pagar la hipoteca rápidamente y evitar la subasta.

4.- Valora la refinanciación de la deuda

Con la refinanciación de deudas podemos ahorrar pagando menos cada mes, aunque alargando el plazo de devolución.

Dependiendo de la cantidad y la duración del préstamo podemos conseguir unos pagos mensuales más reducidos pudiendo así minimizar el efecto del impago y evitar la subasta de la vivienda.

5.- Vender la propiedad

Esta probablemente sea la última opción, cuando resulta imposible parar la subasta. Es conveniente recurrir a ello cuando nuestra deuda es inferior al valor de la vivienda, e informar a nuestro banco para conseguir alargar el margen. De este modo podremos evitar manchar nuestro historial con el banco y conseguir algo de dinero extra.

 

Consigue cancelar un embargo judicial mediante los préstamos con garantía hipotecaria de T-Presta

2015-04-30