Cómo afecta el registro de RAI y ASNEF a tu privacidad

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

A pesar de que los últimos datos concluyen que la morosidad de la banca ha caído hasta el 10,9% en junio de 2015 (lo cual representa su nivel mínimo en dos años), aún hay personas en esta situación. La mejora de la economía hace prever a los expertos que aún queda recorrido a la baja que realizar, lo cual quiere decir que hay esperanzas. Y mientras luchamos por salir adelante y conseguir salir de las listas de morosos, seguro que nos preguntamos cómo afecta el registro de RAI y ASNEF a nuestra privacidad como ciudadanos. La buena noticia es que la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) y la Agencia Española de Protección de Datos velan por la protección de las personas en este ámbito. Sin embargo, muchas empresas pueden acceder a estos listados y negarse a ofrecer sus servicios a alguien que figure en ellos.

Protege tus datos financieros

Los límites legales de los ficheros de morosos

La LOPD fija el alcance que pueden tener este tipo de listados. Para incluir a alguien en ellos es necesario que la deuda reúna una serie de requisitos. Es verdad que no es necesario el consentimiento del deudor para ser incluido en estos ficheros, pero ha de ser informado por escrito en su domicilio en un plazo de 30 días. Uno de los problemas más habituales en este punto es que las empresas las envían a la dirección postal que figura en el contrato que dio origen a la deuda, por lo que si el deudor se ha mudado es difícil que la reciba. La mayoría de las compañías no comprueba que no es la dirección actual.

Al recibir la notificación, tienes la oportunidad de ejercer tus derechos ARCO: acceso, rectificación, cancelación y oposición. Además, el registro debe avisarte de la inclusión de tus datos en los 30 días siguientes a que haya sucedido.

En esta legislación también se establecen los requisitos que debe de reunir la deuda: debe ser cierta, haber vencido, ser exigible y que haya resultado impagada. El acreedor debe justificar la existencia de un contrato, verbal o escrito. Además, quien reclame la deuda debe tener capacidad para ello, una herramienta que se utiliza como garantía contra los intrusos que se mueven dentro de este sector.

Consecuencias de estar incluido en uno de estos listados

Al figurar como moroso distintas empresas podrán saber que tienes una deuda pendiente y es probable que se nieguen a prestarte sus servicios. Aunque hay compañías que si que conceden préstamos a pesar de estar registrado en ASNEF o RAI, la mayoría no. Eso quiere decir que pueden negarte hacer la portabilidad en el móvil a otra compañía telefónica, denegarte un crédito en el banco, etc. Las empresas que tienen acceso a esta información son telefónicas, aseguradoras, compañías de suministro, bancos...

Para salir de estos listados lo mejor es negociar con la empresa con la que mantenemos una deuda e intentar llegar a un acuerdo. La única manera de borrar nuestro nombre es pagando, aunque siempre puedes tratar de conseguir plazos o alguna facilidad hablando con ellos. Una vez que hayas abonado lo que debes, la empresa tiene que comunicar que ya no eres un moroso para que te eliminen del registro, pero también puedes hacerlo tú poniéndote directamente en contacto. Para ello es necesario enviar comprobante del pago y fotocopia del Documento Nacional de Identidad.

Y si estamos incluidos por error o por una práctica abusiva, podemos reclamar a la Agencia Española de Protección de Datos y pedir una reclamación. El Tribunal Supremo ya ha sentado jurisprudencia al respecto, considerándolo una violación al derecho al hoor y al buen nombre.

 

Sal de RAI o ASNEF gracias a un préstamo con T-Presta

2015-11-10

Text us
Facebook Messenger
Telegram
WhatsApp