Claves para emprender con un crédito con garantía hipotecaria

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

Ten preparado un exhaustivo plan financiero

Para la obtención de un crédito con garantía hipotecaria no necesitas presentar ningún plan financiero elaborado, ni siquiera debes presentar aval, nómina u otra garantía que no sea la de una vivienda en propiedad. No obstante, el plan financiero no sólo sirve para obtener financiación (algo que ya has resuelto con T-Presta), sino para tener unos cálculos de cuánto necesitas, cuanto prevés gastar mes a mes y cómo vas a retornar todos estos gastos en forma de beneficios.

El plan financiero es por tanto una guía, una forma de prever y llevar al éxito económico tu emprendeduría. Esto no quiere decir que tenga un carácter sagrado, puesto que difícilmente podremos prever todos los movimientos del mercado, pero sí que tendremos la forma de ajustar y resolver todo imprevisto que se produzca. La clave del plan financiero por tanto es la previsión.

Ten paciencia a la hora del balance de resultados

De media, una startup o empresa de nueva creación en España tarda en torno a los 2-5 años según el tamaño en arrojar resultados plenamente positivos. Esto se traduce en la lógica en que en los primeros meses e incluso años de funcionamiento, los gastos superan a los ingresos y que por tanto tardaremos en mayor o menor medida en tener beneficios.

Esto forma parte del riesgo del emprendedor, y por tanto debemos tenerlo previsto y no desesperar en estos duros primeros meses. Con trabajo, la ayuda de préstamos para tu negocio y siendo hábiles a la hora de invertir para amortizar cada euro al máximo, seguramente reduzcamos la media y no tardaremos en alcanzar el triunfo empresarial.

Coordina plazos  

Tal como indicamos, resulta de lo más normal y cotidiano que en los primeros meses de emprendeduría, necesitemos una mayor cantidad de capital a nuestra disposición sin que este regrese de inmediato.

Es en los primeros meses donde deberemos realizar las mayores inversiones que permitan poner en marcha la empresa: desde mobiliario, gestiones, seguros para el comercio, gastos en marketing y publicidad… la lista nos puede llegar a parecer infinita, pero por otra parte, la mayoría son gastos que no tardarás en amortizar y que con suerte, sólo necesitarás realizar en una sola ocasión.

Para hacer estos desembolsos más livianos, prevé en tu plan financiero que el pago de las cuotas del préstamo hipotecario sean menos en un principio, con fórmulas como estableciéndolo a más años la duración del préstamo antecediendo una posible cancelación pasados cinco años o incluso pagando únicamente intereses durante cuatro años retribuyendo el importe total al final del vencimiento del contrato.

En cualquier caso, desde T-Presta te ayudamos con un estudio gratuito para obtener financiación a la hora de emprender, donde nuestros gestores y profesionales te ofrecerán las mejores opciones para que tu idea innovadora te aporte beneficios en el menor tiempo posible.

2016-09-09