2 formas de financiación con dinero privado para pymes

Créditos de financiación privada para reponerse de las vacaciones

Normalmente, al poner en marcha una empresa, la fuente más habitual de capital inicial es el propio dinero del propietario del negocio, ya sean los ahorros o en forma de anticipos de tarjetas de crédito, préstamos hipotecarios y préstamos de los miembros de la familia.

Actualmente en España podemos encontrar ventajas para la empendeduría a través de subvenciones, descuentos y préstamos gubernamentales para nuevas empresas. Sin embargo estas ventajas son limitadas, ya sea a una cantidad concreta, o durante un periodo de tiempo.

Cuando estas fuentes se agotan o no están disponibles por alguna razón, los empresarios suelen buscar capital de fuentes privadas como las empresas de capital privado y de inversión, grupos establecidos por los inversionistas privados para explotar esas oportunidades, los individuos ricos, y los fondos de capital riesgo. Normalmente, estas fuentes de financiación ofrecen liquidez en forma de deuda, de acciones, o una combinación de cada uno:

Conseguir financiación en forma de deuda

La forma más común del capital privado utilizado por startups es la deuda, y está garantizado por los activos de la empresa, incluyendo la posible garantía personal de los propietarios.

Conforme pasa el tiempo, la empresa devuelve el préstamo con interés de flujos de efectivo. Si el negocio falla, los prestamistas liquidan los activos que se han utilizado como garantía para asegurar la devolución del préstamo.

En estos casos, la financiación se consigue en función del valor de la garantía aportada, no del tamaño o del valor de la compañía. Normalmente estas compañías no están en el negocio para asumir riesgos y por eso pueden tener intereses más elevados que un préstamo normal.

2 formas de financiación con dinero privado para pymes

Sin embargo, una de las ventajas principales de la financiación a través de la deuda es que el empresario mantiene el 100% de la propiedad de la empresa.

Conseguir financiación en forma de acciones

Por otro lado los empresarios pueden conseguir financiación a través de la venta de acciones. En este caso, los inversores se convierten en copropietarios del negocio junto con el empresario.

La parte para cada uno, el importe de la propiedad en manos de cada uno, depende de una negociación, que a su vez se basa en los fondos invertidos y el valor acordado del negocio (el valor actual y el futuro).

“Valorar una empresa actualmente constituye todo un arte, no una ciencia; la conclusión es siempre subjetiva, dependiendo de la perspectiva de que el valorador.”

Los empresarios normalmente quieren la mayor financiación posible vendiendo el menor número de acciones mientras que los inversores esperan todo lo contrario: conseguir el mayor número de acciones posible prestando el menor capital. En este proceso, la avidez y la negociación juegan un papel principal.

Además de estas, existen otras opciones de financiación para pymes, tal y como vimos en nuestro artículo: ¿Cómo puedo financiar mi empresa? Capital privado y crowdfunding.

 

Emprende gracias a los préstamos para empresas y autónomos de T-Presta

2015-06-23